lunes, 19 de junio de 2017


BUENISMO

Aunque no lo parezca, se ha dado una curiosa noticia que yo considero importante porque define una revolución cultural que se viene produciendo en nuestra sociedad: la cultura del buenismo.


Aunque Zapatero ya no está, la cosa continua.


Un entrenador de alevines despedido por ganar de 25 a 0
Desde el club aseguran que lo despidieron porque animó a sus chavales a marcar más goles para así humillar a los chicos del equipo contrario: “Nosotros educamos valores como el respeto al equipo contrario y esa actitud no la podemos permitir”.
 
No explica muy bien el personaje educador,  cual debiera haber sido la actitud respetuosa de los jugadores vencedores: ¿no tirar a gol?, ¿dejarse quitar la pelota?, ¿dar pases hacia atrás? ¿dejarse marcar unos cuantos goles?


Si tenemos en cuenta que el futbol es un juego competitivo que consiste en ver quien mete más goles, entonces abstenerse de meterlos es falsear el objeto del juego, en definitiva, una corrupción, ¿son esos los valores que deben inculcarse?, además, ¿es eso respeto al equipo contrario?, o más bien un humillante paripé.


Además, en este caso, la palabra humillación, es una especie de metáfora; perder aunque sea abultadamente, no es una humillación, se trata de un deporte, unos ganan y otros pierden, como siempre se ha dicho, lo importante es participar; si se pierde de mucho, no hay que avergonzarse porque el contrario sea tan superior.


Y  si verdaderamente fuera una humillación, ¿Qué pasa?; tratándose de niños, seguramente se sentirán humillados bastantes veces en el curso de su vida, y una pequeña humillación es buena pues les permite desarrollar el sentido de la vergüenza, uno de los mecanismos que ayudan a no volver a sufrirlas, aprender a proteger el ego, su amor propio, su personalidad.


La verdad, el “ buenismo” se está trasladando a todas las áreas de nuestra sociedad, en educación no se puede humillar a quien suspende y hay que dejarle pasar al curso siguiente y finalmente, darle un título que no se merece. Una corrupción del sistema educativo que devalúa el título de quienes selo han ganado.


A la gente se la respeta dándole lo que se merece, por mucho que cambien las reglas sociales, siempre habrá gente más lista que otra, o más trabajadora que otra, o que controle mejor el balón, no somos iguales, podemos cambiar las reglas sociales pero no a base devaluar a los mejores, sino enseñando a la gente a luchar, para que los rezagados estén a la menor distancia posible, sin frenar al grupo de cabeza.


Además, quien no sirve para una cosa, sirve para otra y eso es lo que hay que descubrir en cada niño

.
Parece ser que la gente que nos quiere liderar, confunde el derecho a un trato igual con que todos sean iguales, y esto no va a ocurrir, si fuéramos todos iguales, no seríamos hombres (palabra genérica que incluye a las mujeres), seríamos borregos.


Por suerte, eso no lo van a conseguir, porque no es posible.

No es broma

martes, 13 de junio de 2017

 EL ERROR DE AMANCIO

Amancio Ortega ha ofendido a la “gente”, su donación a la sanidad española de más de trescientos millones de euros en equipo,  les ha humillado, ¿Cómo va a ofrecer caridad al Estado un fabricante de pantalones?, "el Estado soy" yo dijo, Luis XIV de Francia, El Rey Sol. Pero ahora las cosas han cambiado, el Estado es la “gente “y la “gente” es Podemos. ¿Cómo va Amancio Ortega a poner dinero y dejar en ridículo a los que no ponen nada?.

Al Estado no se le da nada, el Estado  coge lo que quiere,  de los ricos y de los menos ricos y se lo da a los pobres, como hacían los bandidos generosos, y también a los políticos que aunque no sean pobres,  de algo tienen que vivir porque a trabajar no les han enseñado.


Amancio Ortega se ha equivocado  creía que se lo daba a la gente y no se había dado cuenta que la  “gente” es Podemos, y Podemos no va a aceptar este tipo de humillaciones.


Yo personalmente creo que quien da, tiene como mínimo derecho a que se le reconozca y le den las gracias. Pero claro, el problema está en que quienes  manejan el Estado, son personas asalariadas; muchos de ellos, pero otros no, han luchado por una plaza en la organización que les garantiza un sueldo cada mes, y han conseguido un empleo seguro de donde no te pueden despedir a no ser que hagas una barbaridad muy gorda.  Nada tengo que objetar, cada cual elige su forma de vida. Si puede.


Pero eso de los salarios seguros tiene un problema y es que si bien uno sabe y está seguro de  lo que le ingresarán a final de mes,  también y por la misma razón,  sabe y está seguro de lo que nunca va a tener, y como es natural, le frustra el ver que haya  algunos que tienen todo lo que quieren; es el precio de la seguridad.


Veamos a Amancio Ortega, si en vez de ponerse a hacer batas en el comedor de su casa con su mujer, se hubiese  buscado un empleo en el ayuntamiento, quizás hubiese conseguido una placentera vida con un sueldo fijo y  seguro, y podría incluso haber sido más feliz que ahora de ser cierto el proverbio de que el dinero no da la felicidad.


Le podría haber pasado lo que a la mayoría de los que montan negocios, que se embarcan en una aventura y después de un tiempo, con la “ayuda” del Estado, lo tienen que cerrar sin haber cobrado jamás un sueldo, y perdiendo el piso familiar que pusieron de garantía para conseguir el dinero de la inversión, y de paso, el piso de quienes les avalaron frecuentemente los padres o los abuelos.


Como ha triunfado, ahora resulta que es malo; lo justo sería quitarle el dinero y poner sus fábricas y sus tiendas para que las administren asalariados públicos de lunes a viernes,  con horario de 8 a 17:00, y una hora para el almuerzo,  y lo que se gane, que se reparta entre la gente.


Lo malo es que este sistema en vez de producir riqueza, produce colas en los supermercados, como ya se ha visto en otros lugares.


Si al hombre que después de dar trabajo a 153000 personas, pagar sus impuestos de más de diez cifras en España pudiendo haber domiciliado su multinacional en cualquier otro lugar del mundo, donde se paga la mitad, si Amancio Ortega, continúo, comete el “error” de dar más de trescientos millones al Estado, hay que ser indulgente y no criticarle.


Y es cierto que ha cometido un error, porque no se puede dar a organizaciones  en las que campan algunos que creen que el triunfo empresarial, la creación de riqueza no debe ser recompensada. 


Amancio: mientras esos estén ahí, no de su dinero al Estado, déselo a quien se lo agradezca:  Cáritas, San Juan de Dios, Médicos sin Fronteras, a cualquier otra organización en la que no campen demagogos y donde le van a estar eternamente agradecidos por esas valiosas maquinas para la lucha contra el cáncer.


Y le llamarán filántropo, no como esos que como se limitan a coger no saben apreciar el valor del éxito por el esfuerzo.


No es broma

lunes, 5 de junio de 2017

El 'show' de Podemos


Este es el titular del editorial de  “El Pais” de 30 de Mayo. Es un titular acertado, sin embargo el análisis que se contiene en el mismo es ingenuo.


Pero no es solo “El País”, parece como si todos los analistas políticos no fueran conscientes de que los actos de Podemos, no deben analizarse por su contenido político sino por su eco mediático.


No olvidemos que Iglesias no ha llegado donde está por su ideario político; el más antiguo y obsoleto del mundo, sino porque fue catapultado meteóricamente por los medios de comunicación y él, consciente de ello, intenta servirse de ellos para mantenerse, y lo consigue.


¿Acaso cree alguien que tal como no se cansan de repetir, la moción de censura tiene como objetivo desalojar a Rajoy del Poder, ¿Cree alguien que el objeto de la moción de censura sea perjudicar al PSOE?, ¿o que Iglesias está preocupado por el escaso apoyo que va a conseguir en el Parlamento?.


Pues no, todo lo que acabo de decir le importa más bien poco; la moción de censura tiene, como todo lo que hace Podemos, un objetivo bien distinto y simple: salir en los medios, y este objetivo ya se ha alcanzado con creces. En definitiva la moción de censura de Podemos ha sido para ellos un éxito, y seguirá siéndolo por un tiempo.


Lo importante es salir en los periódicos, no importa cómo, siempre encontrará un motivo para ello: lenguaje impropio en el Parlamento,  el autobús de “la trama”, moción de censura, lo que sea, la cuestión es que el nombre Podemos se repita cada día. Ya lo decía Helenio Herrera maestro de entrenadores, “lo importante no es que se hable bien o mal, lo importante es que se hable”. 


Con el tema de la moción, llevan saliendo en los medios cada día desde hace más de un mes, los analistas seguirán analizando y pronosticando hasta los debates de la propia moción, y luego vendrán los ecos de la misma. Tienen garantizados a los medios de comunicación hanta finales de Junio, éstos les van a dedicar todavía más horas de audio, video, y toneladas de tinta y papel. ¿Cuánto vale eso en términos de publicidad?, muchos millones diría yo.


Veremos que va a ser lo próximo, porque seguro que ya está buscando un nuevo show para Julio.


Desde hace meses, cada vez que miro la TV, siempre veo a Iglesias o a sus adláteres, sin embargo a Rivera solo lo veo de vez en cuando, porque este último no se dedica al show, aunque, como todos, conoce la importancia de salir en la foto. Pero a algunos les da vergüenza, porque para hacer según que números, hace falta tener mucha cara, los seguidores adecuados y no tener miedo al ridículo.


Pero ojo, todavía no hay elecciones a la vista, y  habrá que hacer mucho show para seguir en primera linea, y con los shows prolongados, puede pasar como en esas series de TV  de muchas temporadas, que al principio arrasan y que después de tantos episodios sobre lo mismo, solo las ven unos cuantos,  los guionistas ya no saben que escribir y aburren a la gente.


No sé porque me viene a la memoria aquel jugador de futbol,  el “Burrito Ortega”, que porque, consiguió unos cuantos  penaltis tirándose dentro del área, después abusó tanto de ello  que después,  los árbitros ya no  le concedían siquiera los penaltis de verdad.


No es broma

lunes, 29 de mayo de 2017



¡VIVA LA IGNORANCIA!

Dicen que el democrático  es el menos malo de los sistemas políticos que  existen, y yo estoy de acuerdo; pero hay que añadir una cosa: la democracia es un lujo, no todas las sociedades están preparadas para la democracia, requiere un elevado grado de cultura, no se puede ir, como ya se ha intentado, a un país con una estructura social equivalente a nuestra edad media, y pretender instaurar una democracia.

Me refiero a la primavera democrática árabe, que ahí está con todas sus consecuencias. Fueron  teóricamente a liberarlos de  los dictadores, a bombazo limpio, y a la vista están los resultados:  guerra y terror por todas partes. Los liberados han terminado añorando a Gadafi y Sadam Hussein. 


No hay democracia sin cultura, porque los incultos son fáciles de engañar y la democracia con engaño no es realmente democracia, es la tomadura de pelo de los medradores políticos para encaramarse al poder. 


Nunca hubo en España tantos títulos universitarios como en la actualidad, pero tampoco hubo nunca tantos titulados que cometiesen faltas de ortografía, supiesen tan poco de historia; la mayoría no sabe cuáles son nuestras  provincias, ni ríos ni cordilleras, ni cabos ni golfos, aunque de estos últimos hay muchos.


De economía, aún menos, para colmo acaba de salir el informe Pisa y resulta que uno de cada cuatro alumnos españoles de 15 años, no sabe descifrar una simple factura, o sea, que el futuro no se presenta mucho mejor.


Claro que esto es bueno para algunos partidos: si no tienen ni idea de economía, es más fácil engañarles ofreciendo dar pagas sin trabajar, empleo de calidad garantizado de por vida y todas esas cosas; cosas que no se las cree cualquiera que sepa que aunque la económica no es ciencia exacta, si lo son las matemáticas, de donde inexorablemente se deduce que no se puede gastar 4 si solo se tiene 2, salvo que el resultado negativo se pida prestado y que alguien tendrá que pagar más tarde, como ocurrió en Grecia donde ya han tenido que bajar las pensiones a la “gente” un 30% y todavía no han acabado.


Si no tienes idea de historia; mejor, así te pueden contar la historia de España que más les convenga, la reciente y la antigua, eso es bueno para los independistas y para aquellos partidos que parecía que se habían refundado para abandonar su pasado golpista y criminal y que ahora se han dado cuenta de que la mayoría de la gente nada sabe, y se vanaglorian de más de cien años de “democracia”.


Ya sabían los bolcheviques lo que hacían, cuando se quitaron de encima a la “intelligentsia” enemigos del pueblo (o de la “gente”, como se les llama aquí), los enviaban al gulag - los que sobrevivían- porque resultaban difíciles de engañar.


En fin, que la cultura no interesa, y no me refiero a esa cultura que busca subvenciones para hacer películas malas, sino a la cultura de verdad, esos conocimientos generales mínimos de historia, arte, economía etc.


Así estamos con las últimas leyes de educación, nada de deberes, ni revalidas, ni de repetir cursos por no saber, o por no haber dado un palo al agua en todo el curso, todos tienen que pasar, todo iguales, igual de ignorantes supongo,  ¿Por qué no?, si ello nos beneficia, como más catetos, más votos. Y claro, todos los estudiantes a favor, si se puede aprobar sin trabajar: ¡viva la igualdad!


No puedo creer que la estrategia política de algunos partidos sea el fomento planificado de la ignorancia para obtener o mantenerse en el Poder, pero la verdad es que la ignorancia les viene muy bien. Mejor dejarlo como está, piensan, como más catetos haya, mejor.


¡Viva la ignorancia!, y el puño bien en alto para que quede claro.


No es broma

martes, 23 de mayo de 2017

 LA "GRAN LECCION DE DEMOCRACIA" DEL PSOE
UN CHISTE MALO

Con respecto a las primarias del PSOE vengo oyendo de la gestora y otros dirigentes del partido que han sido "una gran lección de democracia".

Veamos: si 180.000 afiliados (no voy a decir y "afiliadas" porque no escribo para tontos) deciden quién va a ser el candidato del PSOE, partido político, que en su peor momento, representó las ideas de más de  5.000.000 de españoles, ¿Qué clase de democracia es esa?.


¿Cómo es posible que llegadas las elecciones generales,  quienes comulguen con las ideas del PSOE tengan que tragarse a un candidato elegido por un grupo de militantes o no votar?.


Se me puede contestar  que otros partidos ni siquiera  hacen primarias, y es verdad, a Rajoy lo nombró Aznar a dedo, y el PP no hace primarias, pero en realidad  y  como dicen los ingleses: “two wrongs don’t make a right”, que en español significa que lo que uno hace mal no se convierte en lo correcto por el hecho de que otro también lo haga mal.


Mientras los partidos políticos sean los únicos que puedan aportar candidatos a las elecciones, los asuntos relacionados con lo electoral tienen que ser públicos y no una cuestión restringida a unos militantes simplemente por pagar 5€ al mes y con descuentos.


Los partidos no son propiedad de los militantes, son propiedad de la sociedad española y juegan un papel marcado por la Constitución Española.

Por otra parte, la financiación de los partidos corre a cargo del Estado en más de un 80% de sus presupuestos, o sea, que todos los españoles pagamos nuestra cuota a los partidos, y por lo tanto, también tenemos derecho a elegir a los candidatos. No basta con que se nos deje ratificarlos.


Si quieren hacer primarias, tienen que estar abiertas a cualquier persona con derecho a voto  que lo solicite. De lo contrario, las primarias, o las votaciones internas serán todo lo que se les quiera llamar menos "una gran lección de democracia".


Si los partidos quieren tener derecho a decidir en plan privado, ello solo podrá ser legítimo con dos condiciones:


1.-  Que se modifique la Ley Electoral para que cualquiera pueda presentarse por libre, sin partido.
2.- Que los partidos se financien con su propio dinero, o sea, en el caso del PSOE, con los 5€ al mes que pagan sus afiliados, y si no basta, que suban la cuota hasta que baste.


Así podrán organizarse como les dé la gana, pero el dinero del Estado es de todos, y quien paga manda.


O debería.

No es broma

martes, 16 de mayo de 2017

DEBATE DE LISTOS PARA TONTOS

 He presenciado el debate de los candidatos a secretario general  del PSOE. Aparte de las mil y una referencias a los “afiliados y afiliadas”, a los “hombres y mujeres”, “ciudadanos y ciudadanas”  y todas estas barbaridades lingüísticas propias de quienes de lo español ya ni siquiera  respetan el idioma; varias cosas me han quedado claras:


1) Los candidatos a secretario general, creen que la militancia está formada por ignorantes irresponsables.
2) Los candidatos a secretario general creen estar al frente de una asociación de fanáticos revisionistas que solamente están preocupados en que no mande la “derecha”.
3) De estar los aspirantes en lo cierto, queda claro que el PSOE no es el partido social demócrata de España, sino un partido formado por revanchistas con ideas de principios del siglo pasado, que todavía no se ha enterado que ya no solo ha pasado la era de las revoluciones, sino que las se hicieron ya se han desrevolucionado, y que ya no importa quién va a misa ni quien tiene un hermano cura.


Y es que en el debate que he visto, lo único que se ofrecía de verdad – lo otro lo ofrecen todos, como siempre-  lo único, sigo, es evitar por todos los medios que gobierne la derecha. De eso ha ido el debate, de que si el  “no es no”  era lo coherente, del flagrante error de abstenerse para que el PP gobernase, que si la izquierda progresista, de si la derecha corrupta, etc. etc. Un debate para tontos.


Claro que este debate no era para los votantes, sino para la “militancia”. Queda patente que los aspirantes a secretario general, no tienen a sus bases en muy alto concepto
en materia cultural.

¿Pero es que no se han enterado, que lo de la izquierda y la derecha, al día de hoy,  es un cuento chino?, ¿que los derechos de los trabajadores son reconocidos por todos los partidos?, igual que las pensiones, las vacaciones, el subsidio de desempleo, la libertad sindical, la enseñanza gratuita, la sanidad universal ¿Qué partido de derechas hay en Europa que quiera revertir todos esos avances sociales conseguidos desde la II guerra mundial?, ¿Qué partido no quiere el Estado de Bienestar?.


Yo diría que ninguno, y aquí está el problema, esos partidos como el PSOE están en crisis precisamente porque ya no les queda nada más que ofrecer, todo lo que se podía conseguir se ha conseguido, a todos esos partidos cuyo interés es solo que no gobierne la derecha, lo único que les queda son slogans caducos y ofertas incumplibles.


En toda Europa los partidos pactan entre ellos para sacar el país adelante, aquí no, la izquierda es la enemiga de la derecha. A la derecha – que quiere lo mismo que la izquierda- ni agua, y el país que se vaya por el desagüe porque aquí todavía queda un frente popular a la sombra del PSOE, que lo único que les importa es levantar el puño, sacar la bandera de la república y recordar la guerra civil.


Esos, por 3€ al mes más descuentos,  tienen derecho  a elegir,  a quienes podrían gobernar al conjunto de todos los españoles; no lo quiera Dios, porque por  derrotar a la derecha para cambiar los nombres de las calles, exhumar a Franco, o decir que Cataluña es una nación, no se va a conseguir mejora alguna en la vida de los españoles.


No es broma

lunes, 8 de mayo de 2017

DESGRACIA DE PARTIDOS

Para mí los partidos políticos son la desgracia de nuestra democracia, fueron la ruina de la España preconstitucional,  tanto con la monarquía como con la república. Los partidos políticos no son más que una maquinaria para alcanzar el Poder mediante el engaño con la excusa de unas ideas.


Basta ver el espectáculo de las primarias del PSOE, lo único que se ve es una competición para ver quien engaña a más militantes del partido y colocarse como candidato al Poder. Todavía no he oído a ninguno de ellos ofrecer nada que interese de verdad: uno ofrece el “no es no”, otro, en plan buenista quiere preservar la unidad del partido, y la otra  quiere “volver a ser un partido ganador”, si gana ella, aunque  no se sabe muy bien como se come esto.


En resumen, las verdades van saliendo, el Partido Socialista no parece ser el partido moderado “socialdemócrata” que sus dirigentes pretenden ser y que saben que no son, porque a tenor de lo que predican en su campaña, “la militancia” que lo soporta, no sería más que un conglomerado de revanchistas a los que lo único que parece importarles es que no gobierne la llamada “derecha”, y ello justifica el discurso del que parece mejor colocado basado en que apoyar al PP ha sido una traición a la “militancia”. Naturalmente no explica, y no por qué no lo sepa, lo que hubiera pasado si se hubiera seguido con el “no es no”.


Por otra parte, si llamamos “derecha” a un partido como el PP que nos está friendo a impuestos y que nos esquilma nuestros ahorros, que ya han pagado impuestos, que venga alguien y nos diga que es lo que es la “izquierda”, que de tantas cosas que se supone va a dar, va a necesitar recaudar el doble, imposible de conseguir, porque no se puede sacar de donde no hay, salvo que queramos estar como en Grecia.


Y es que aunque está claro que los partidos políticos siempre existirán, y no sería democrático prohibirlos, lo que no puede ser, es que se les dé el monopolio, de hecho, de la participación política como ocurre en España y en otros sitios, y encima les subvencionemos.


Lo democrático sería, como vengo repitiendo, que quien quiera presentarse a elecciones, sea un particular, o una asociación de vecinos, lo pueda hacer tan solo con inscribirse en la Junta Electoral. Y quien  desee militar en un partido que pague su parte de los gastos y no unos pocos y simbólicos euros al mes.


En Francia nos acaban de dar un ejemplo: ha ganado las elecciones a la presidencia un señor que no tiene partido. Algunos dicen que eso es malo, yo siento envidia, aquí no hubiera podido ser.


No es broma